Categorías
Sillas Gaming

Qué has de saber de una Silla Gamer

Guía para comprar una silla gamer

¿Te estás planteando comprar una silla gamer y no sabes en qué debes fijarte para elegirla? ¿No eres un gamer y no tienes claro si estas sillas también son para ti?

Hemos preparado una guía de compra para disipar tus dudas, pero primero debes tener en cuenta un par de cosas:

También hay que acostumbrarse a lo bueno

Hay quienes encuentran muy cómodas las sillas gaming desde el primer momento en que prueban a sentarse en una, pero también hay personas que sienten todo lo contrario.

No te preocupes si este último caso es el tuyo. Esto pasa porque las sillas para gamers suelen ser más firmes que otras sillas y porque no a todo el mundo le gusta que se le “fuerce” a adoptar una buena postura.

La mayoría de la gente que al principio no responde bien a una silla gamer acaba por apreciarla mucho a los pocos días de usarla, en cuanto se acostumbra a ella y comprueba que puede pasar mucho más tiempo sentada cómodamente sin que aparezcan molestias y dolores.

¿Por qué una silla gamer para jugar a videojuegos?

silla comoda para escritorio

¿Te has fijado en que, pese a las diferencias entre marcas y modelos, las sillas gaming tienen todas un aspecto similar y bastante reconocible?

Esto es porque sus diseños se inspiran en los asientos de los coches de carreras. De hecho, a las sillas para gamers también se las conoce como sillas racing.

Los asientos de los coches de carreras están pensados para proporcionar la máxima seguridad y confort a los pilotos, quienes pasan la mitad de sus vidas sentados tras un volante.

Además del tiempo que deben permanecer sentados, hay que tener en cuenta que estos profesionales nunca están relajados cuando conducen y que realizan muchos movimientos bruscos.

Por todo eso, el asiento de un piloto no solo debe ser especialmente ergonómico para prevenir lesiones y aliviar la constante tensión a la que están sometidos sus músculos, sino también envolver su cuerpo para que no resbale y se salga con tanto trajín.

Y ahora, cualquier ajeno al mundo gaming podría pensar que para qué necesita alguien un asiento parecido a esos de los coches de carreras para jugar a la consola o en un PC, si jugar a videojuegos es una actividad relajada…

Quien piense así, no ha disfrutado de una buena partida en su vida 🙂

Así que sí: una buena silla gaming mejora la experiencia de juego y cuida la salud de los usuarios, además de permitirles aguantar partidas más largas. Por eso, su uso es imprescindible para jugadores profesionales y aconsejable para los aficionados.

Pero no debería ser un producto exclusivo de gamers: también es una silla muy recomendable para trabajar, estudiar o realizar cualquier actividad que requiera sentarse durante muchas horas.

¿Por qué una silla gamer para trabajar o disfrutar en casa?

Ya hemos hablado de los problemas de salud que podemos tener si pasamos mucho tiempo en una silla que no esté diseñada para mantener una buena postura.

Pero ¿por qué elegir una silla gaming en vez de una de oficina que también sea ergonómica?

Te damos varios motivos:

Confort extra

Además de un asiento firme y un diseño que se adapta a la forma de la columna, una silla gaming cuenta con una serie de características y complementos que la mayoría de las otras sillas no tienen: un respaldo más alto del habitual que permite apoyar la cabeza, cojines para las zonas lumbar y cervical que puedes usar a tu gusto, un amplio grado de reclinación, reposabrazos ajustables (algunos, en varias direcciones) y un diseño envolvente que recoge el cuerpo.

Algunos modelos cuentan, también, con reposapiés.

Versatilidad.

Por su diseño y funciones; una misma silla es perfecta para realizar diferentes actividades: trabajar, jugar a videojuegos, estudiar, descansar (¡incluso echarse una siesta!), leer cómodamente, ver una película, hacer ganchillo…

Personalización.

¿Las sillas de oficina te parecen todas iguales? ¿Te aburre tanta sobriedad y poca originalidad en sus diseños?

Eso no pasa con las sillas gaming. La cuestión estética puede no parecer importante, pero lo cierto es que rendimos más y nos sentimos mejor en un espacio cuando todo está a nuestro gusto.

Así que, teniendo en cuenta la de horas que pasamos en nuestra oficina, despacho o habitación; definitivamente, la estética de sus elementos importa.

Como ves, una silla gaming es, ante todo, una buena silla. Y, a estas alturas, ya sabes que invertir en una buena silla es invertir en salud.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *